¿Te casas en este año? Planifica tus finanzas

Parte 2

En el post anterior vimos las características de casarse entre los diferentes regímenes , ahora hablaremos de el manejo de las finanzas.

La cuenta común, para el hogar

Si cada miembro del matrimonio quiere mantener su independencia financiera y controlar sus gastos o si tiene algún problema financiero anterior, lo mejor es guardar los ahorros en cuentas separadas. Cuando uno de los dos no trabaja o tiene un sueldo muy bajo, será mejor una cuenta conjunta, para disponer del dinero en cualquier momento.

Lo más aconsejable es la combinación de ambas, de manera que se usa una cuenta conjunta para los gastos del hogar y todas las domiciliaciones, manteniendo por otro lado los ingresos de cada cónyuge en cuentas distintas.

Tarjetas, las justas

En un matrimonio no debería haber muchas tarjetas, por los gastos que puedan generar. Se dan casos de entidades bancarias que no obligan a ingresar la nómina en su cuenta y al mismo tiempo no cobran comisiones, pero en muchos casos estas ventajas se verán compensadas por otras condiciones.

Comprar casa ¿juntos?

El principal plan de casarse es en su mayoría,  comprar casa para formar ahí una familia. A través de los bancos y las Sofomes tienes más de una opción para obtener un crédito hipotecario en pareja. Además de estos, hermanos y padres e hijos pueden hacer la solicitud.

Los requisitos pueden diferir de institución a institución, pero en todas es indispensable tener la mayoría de edad, una relación laboral (tener un empleo) y comprobar tu capacidad económica. En las escrituras la casa aparecerá a nombre de los dos sin importar quién sea el acreditado y coacreditado.